Follow by Email

Tuesday, December 21, 2010

Cuando murió el piel Roja.

Agonizaba y todo el mundo lo sabía, pero él nunca se mostraba dolido. Nos acompaño fiero y elocuente en todos los años de la vida, y como la familia a pesar de algunas ingratitudes innombrables siempre sabe valorar, el siempre ocupo su lugar de privilegio entre nosotros. Aun recuerdo su vieja expresión ante los arboles soberbios del adorado valle de Shenandoah, hablaba hasta por los codos como un elocuente y viejo beodo.
Y se deleitaba con los cantos de otro idioma como quien escucha a Polnareff a pesar de lo ininteligible de gramática extranjera. Yo como casi toda la familia, siempre le dábamos su posición de poeta, y él se lucia respirando montañas como viejo perro. Los perros y los viejos tienen muchas cosas en común, no solo cuando se habla de olfato, sino también cuando la lealtad celebra su cumpleaños.
Fue un caso inolvidable la noche que pasamos junto al viejo York. La alegría se le salía por los ojos sumada al carburante vino que le embriago después de cuestas y laderas y… cuantas noches y cosas buenas. ¡Oh Dios mío! Son las únicas y verdaderas cosas que uno se lleva.
Por eso hay que vivir sin críticas ni quejas. Dejad que viva la vida su curso de horas pendejas. Apartad complicaciones triviales que cada uno es una moraleja. ¡Vivid, por sobre todo Vivid! Aunque debo reconocer que estoy hablando de lo bailado que nadie quita y no me vuelvo boto pa entender este momento aparatoso de duelo. Aquella noche a piel Roja se les dispararon las bielas y quería seguir tomando. La cerveza en los paradores de Pennsylvania se enriquece con la acertada jugada de un ocho bien dirigido a la dirección exacta donde penetro la última bola, de modo que hay que ser Cortez con el desafiante amigo que no quiere irse perdido cuando la noche sobra.
Pero lo cierto es que resulta doloroso hablar de un muerto cuando ha convivido contigo como viejo y leal amigo. Usted que me sigue y lee. ¿Acaso tendría el valor de enterrar tantos años de vuelo y después seguir escribiendo una narrativa cobarde como esta?
Otra cerveza por favor, y que este más fría. ¡Que viva Pennsylvania!
Esta noche rueda como bendición de mi cartera. Que nadie se atreva a pagar.
Aunque debo admitir que a este caminar del alma no le queda ni le cabe la palabra vuelo.
Un día entre asuntos de recuerdos por nombrar me acuerdo que el amigo Luis desde su posición algo borracha y tal vez poética también, colocado en la geografía sorpresiva de la rapidez del Hudson me dirigió la llamada a Indiana para sugerencia locuaz. No le conteste, lo juro.
Aquella vez entre sugerencias a las que no di oído me hablaba a través de tercera persona de piel Roja y la muerte inminente. Piel Roja, diagnosticado como si la desesperanza se refleja en la cobertura. ¡Oh fatalidad de fatalidades! ¿A quién se le ocurrió adelantarse a los hechos para después dar dictados de médico y pitonisa? Los médicos y pitonisas a veces salvan o matan, son gentes de soberbios dictados.

Yo se que todos somos mortales y opte por no aparecer con respuesta, nunca he sido participe de adelantarme a la muerte consabida, aunque piel Roja y yo tenemos por haber la fragilidad hermana de ser los mortales mas cobardes cuando se habla de sepulcros y entierros, quizás por eso vivíamos bajo borracheras inauditas desafiando el momento final. Para sintetizarte lo dicho amigo lector te diré que para mí la muerte y la vida como ya lo dije en un poema son cosas que no riman y esta horrible mañana
Lunes diecinueve del Diciembre dos mil diez/ a eso de las ocho y veinte se me murió piel Roja, el amigo mas amigo y decente.
Cacharrito rojo al que todos los amables indocumentados pusieron una bujía, un alternador, o un poco de amor sirviendo de pasaje para que el submundo nos alimentara en los viajes trabajosos a las viejas factorías.
Y todo ocurrió por acá… donde hay una babel de extranjeros que se pelean, discuten, se hermanan; viven y mueren.

Cayo levantado Samana

Cayo levantado Samana
Luz Marina Espaillat

My Blog List

Quisqueya

Quisqueya Este es un blog de entretenimiento y agradecimiento de mi parte a la tierra que me dio la vida. (Colaboración fotográfica: Luz Marina Espaillat Rodríguez) Dominican Republic: Land of the history (God, Fatherland, Liberty) Discover Dominican Republic, land of the history that was discovery for Christopher Columbus on his first voyage in 1492 and named it La Española

Search This Blog://badge.facebook.com/badge/1281153416.1854.773693339.png" width="120" height="335"

Pages

There was an error in this gadget
There was an error in this gadget

http://www.livio.com/">